Las diferencias entre una mamoplastia de aumento y una mastopexia

 

La apariencia de los senos es tan importante para la mujer que, a veces, las imperfecciones dejan de ser un problema meramente estético y se convierten en un problema de salud o psicológico.  Afortunadamente, gracias al campo de la cirugía estética, se le puede poner remedio a casi la totalidad de alteraciones o deformaciones que puedan presentar los pechos.

En este post hablaremos de las diferencias entre una mamoplastia de aumento y una mastopexia
(elevación) pues son muchas las pacientes que acuden a las clínicas creyendo que necesitan un aumento de pecho cuando en realidad necesitan una cirugía de elevación, o ambas cosas. Son dos intervenciones totalmente diferentes y que tienen funciones diferentes, aunque también pueden realizarse conjuntamente si la paciente así lo requiere.

 

Aumento de pecho:

 

La mamoplastia de aumento es una de las cirugías más demandadas de nuestro país, como decíamos, el aspecto de los pechos es fundamental y cada vez son más las mujeres que dan el paso a aumentar su volumen para lucir un escote más bonito.

El aumento de senos está dirigido a aquellas mujeres con pecho pequeño que desean incrementar su volumen o modificar su forma, también a mujeres que tras pérdidas bruscas de peso o tras un embarazo han sufrido un vaciamiento de la mama.

El aumento de pecho puede realizarse a través de 3 abordajes, periareolar, axilar o mediante una incisión a través del surco submamario, todo dependerá de las características y gustos de la paciente y de la recomendación final del cirujano. En los tres casos la cicatriz será prácticamente imperceptible dada su localización y tamaño (en torno a 4cm). En el surco submamario será el propio pecho el que oculte la cicatriz, si se emplea el abordaje periareolar la cicatriz quedará difuminada con el borde perimetral de la areola y si se realiza el aumento mediante la vía axilar la cicatriz quedará oculta en esta zona.

En cuanto al postoperatorio, la paciente podrá
recuperar su vida normal a partir del tercer o cuarto día, con algunas
limitaciones en la movilidad de los brazos. Durante aproximadamente un
mes la paciente deberá llevar un sujetador especial sin aros para garantizar un buen resultado y una correcta colocación de las prótesis. A partir del mes se recupera la sensibilidad y se puede realizar ejercicio físico.

 

Elevación de pecho:

La elevación o mastopexia está indicada a aquellas mujeres que presentan unos senos extremadamente caídos (ptosis) y, en ocasiones, de apariencia envejecida. La caída de los pechos es un proceso totalmente natural, aunque el grado de caída puede deberse a diversos factores: la edad, haber pasado por uno o varios embarazos, haber sufrido una pérdida brusca de peso u otros hábitos que pueden afectar a la sujeción del pecho o a la calidad de la piel como practicar deportes de alto impacto, la alimentación, fumar o consumir alcohol.

Con la elevación lo que se consigue es lograr que el pecho vuelva a su posición inicial mediante la remodelación del seno. Se elimina la piel sobrante y se modifica la posición del complejo areola-pezón para así conseguir unas mamas erguidas.

La cicatrización de una elevación de pecho es un poco más delicada ya que la intervención es más compleja. El tamaño y aspecto de la cicatriz dependerá del grado de caída de la mama y del exceso de piel a retirar:

-Caída leve: la intervención se realiza vía areolar. La cicatriz es mínima.
-Caída moderada: Se añade una cicatriz vertical a la anterior, mediante esta incisión se accede a la glándula para modificar su posición y se retira exceso de piel si fuera necesario.
-Caída excesiva: Las cicatrices son mayores ya que, a mayor grado de caída más cantidad de piel será necesario extirpar. En este caso la cicatriz presenta forma de ancla o T invertida ya que, también, se realizan incisiones en el surco submamario. Aun así, la técnica depurada de nuestros cirujanos acompañada de un correcto postoperatorio harán que las cicatrices acaben siendo prácticamente imperceptibles.

El postoperatorio es similar al de un aumento de senos, también deberá llevar un sujetador especial sin aros y a partir del mes podrá volver a practicar ejercicio físico, siempre con precaución y demodo gradual. Los resultados son inmediatos ya que la elevación es evidente nada más salir del quirófano.

Como hemos dicho antes, aunque tienen funciones diferentes, estas operaciones se pueden realizar de manera combinada. La elevación se puede llevar a cabo añadiendo además una prótesis o un aumento mediante lipofilling si la paciente además de tener el pecho caído presenta unos senos de aspecto vacío y quiere aumentar su volumen.