El lifting de brazos o braquioplastia es la técnica quirúrgica encaminada a mejorar el contorno de las extremidades superiores. Permite rejuvenecer el contorno de los brazos, devolviéndoles la firmeza perdida y dándoles un contorno más definido.

Solemos realizar este tipo de intervención en personas que desean corregir la flacidez propia de la edad. Los pacientes consultan porque notan como la parte interna del brazo va quedando más descolgada y flácida. Esta parte interna de los brazos tiene una dermis más delgada. Esta debilidad provoca que, con el paso de los años, se vea flácida.

Es una intervención muy demanda en pacientes que han tenido una pérdida importante de peso en poco tiempo. Cuando ganan peso la piel se estira y, tras la pérdida de peso, no vuelve a recuperar la posición natural. Esto hace que tengan exceso de piel que les envejece y/o molesta.

Esta intervención puede combinarse con una liposucción de la cara interna del brazo para eliminar el exceso de grasa mientras también se extirpa la piel sobrante.

En qué consiste la operación

Se realiza bajo anestesia general.
La duración de la operación suele oscilar alrededor de las 2 horas.
Puede requerir ingreso hospitalario durante 24 horas.
La cicatriz se localiza en la cara interna de los brazos, con extensión a axila en algunos casos, quedando disimulada cuando el paciente tiene los brazos en posición neutra.

Postoperatorio y Recuperación

Durante el postoperatorio recomendamos seguir las siguientes indicaciones:

  • Reposo relativo.
  • Vendaje y/o manguitos compresivos.
  • Se recomiendan drenajes linfáticos hasta al menos 4 semanas después de la cirugía.

Pasados entre 7 o 21 días, se retiran los puntos.

Es importante evitar la exposición solar y realizar ejercicio físico intenso durante las primeras 4 semanas.

X

INICIAR SESIÓN